Especialistas cubanos hallaron en una pared anotaciones personales inéditas del escritor estadounidense Ernest Hemingway, que vivió durante 21 años en Cuba en su casa de Finca Vigía, de La Habana, según informaron medios cubanos el pasado 28 de junio.
  El anuncio se hizo en el contexto de un Coloquio Internacional sobre el Premio Nobel de Literatura, que reunió entre el 28 de junio y el 1 de julio a más de una veintena de académicos, investigadores, amantes y estudiosos de la obra del escritor, de Europa, Asia y América, incluyendo Estados Unidos.
El hallazgo consiste “fundamentalmente de apuntes del peso corporal de Hemingway, que datan de 1942 a 1953, evidencia de su pasión por el deporte, el cuidado de la salud y su interés por las estadísticas”, reveló Elisa Serrano, especialista del Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología (Cencrem) de Cuba, quien agregó que los apuntes se hallaban bajo cuatro capas de pintura en el baño del novelista.
Para la especialista, “estos escritos constituyen un testimonio de presencia del afamado escritor en Cuba, encontrados en su espacio más íntimo”. Agregó que para recuperar los apuntes se realizó un “trabajo complicado de microintervención, con el empleo de lentes de aumento por lo difícil del rescate y conservación del objeto de estudio”.
La restauradora calificó como “lo más importante” de este proceso “su esencia humanista”, ya que, según dijo, “se necesita viajar en retrospectiva para dialogar con la obra en cuestión e intervenirla apropiadamente sin violar su valor espiritual”.
Dijo que el color original de la fachada de la casa de la finca fue otro descubrimiento, que con apoyo de material bibliográfico y trabajo físico, se recuperó y restauró, de forma tal que el resultado brinda la imagen arquitectónica al gusto de Hemingway, como él la vio por última vez.
Expertos estadounidenses han visitado la isla en 2006 y 2007 para intercambiar opiniones sobre la restauración de la Finca Vigía, pero el proyecto y su costo (1,2 millones de dólares) son asumidos por Cuba, pues Washington prohíbe a sus instituciones aportar fondos debido al embargo que mantiene contra la isla desde hace 45 años.
La finca es una casa colonial donde vivió el autor de Adiós a las armas, en el poblado de San Francisco de Paula, en las afueras de La Habana, se encuentra la finca La Vigía, donde residiera por más de 20 años el gran escritor norteamericano Ernest Hemingway, conservada tal y como él la dejara al partir a su último viaje.
Cada objeto, libros, muebles, se mantiene en los lugares donde los dejó y son celosamente conservados como parte importante del patrimonio cultural cubano.
Para Ernest Hemingway, la casa de la finca La Vigia era el lugar limpio y bien iluminado que todo escritor necesita para crear su obra, recibir a sus amigos, criar gallos de pelea y acariciar a sus gatos.
Aquí escribió "El Viejo y el Mar", que le mereciera el Premio Nobel en 1954, y terminó "Por quien doblan las campanas".
En la finca, Hemingway practicaba boxeo, y con los niños del barrio formo un equipo de beisbol. De la finca salia en auto, con su guayabera cubana, sus zapatos mocasines, rumbo a su habitual recorrido por El Floridita, ocasionalmente La Bodeguita del Medio o rumbo al yate Pilar, fondeado en marino poblado de Cojímar con el patrón Gregorio Fuentes.
Para escribir, nada mejor que encerrarse en la torre de tres pisos construida para él, en 1947: ahi no habia teléfonos ni bullicio. En el primer piso, la habitacion de los gatos: llego a tener 57, y varios de ellos con su propia lapida en el cementerio de animales colocado junto a la piscina.
Los visitantes que se asoman por los cristales de las ventanas pueden contemplar los enormes zapatos apilados en el baño y una hilera infinita de más de 8 000 libros colocados en estantes. Arriba de su cama, la última correspondencia que recibió y las cabezas de animales africanos colgadas en las paredes.
Es el santuario de un hombre que hizo su casa en Cuba, a la que reflejó en sus mejores novelas y la mayor parte de sus crónicas.
Cuba acusa a Estados Unidos de impedir la colaboración de instituciones culturales y especialistas estadounidenses para ayudar a conservar documentos y restaurar el museo Finca Vigía. No obstante, en noviembre de 2002 se firmó un acuerdo entre el Social Science Research Council de Estados Unidos y el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural de Cuba para la recuperación, conservación y digitalización de miles de libros, cartas, revistas y folletos de Hemingway.
La nación caribeña entregará copias de las 22.000 páginas de unos 3.000 documentos que atesora de Hemingway a la biblioteca John F. Kennedy del Congreso de Washington, en virtud del acuerdo.
Hemingway vivió en Cuba entre 1939 y 1960, primero en el hotel Ambos Mundos, donde escribió su novela ¿Por quién doblan las campanas?, y luego estableció su hogar en Finca Vigía, donde escribió su obra cumbre, El Viejo y el mar, tras la cual recibió en 1954 el Premio Nobel de Literatura.