Curiosidades sobre Hemingway

El Robo de la Medalla Nobel

Tanto fue “el metío” de Hemingway con Cuba, que tuvo que hacerlo.
Le donó a la Virgen de la Caridad la Medalla del Premio Nobel. ¡Bien Hecho!. Estaba el Papa Hemingway agradecido al pueblo cubano por darle inspiración para escribir “El Viejo y el Mar”.
Por suerte Ernest, uno de los 7 gringos más “obsesionados” con Cuba, no se enteró. ¿De qué?. ¡Se robaron la medalla en plena capilla!. ¡Sacrilegio!

Leer más...

 

MUNDO HEMINGWAY Rutina en Cuba

Rutina en Cuba: Se levantaba a las 5.30 y escribía hasta las 8. Desayunaba y retomaba la escritura hasta el mediodía. Almorzaba. Siesta de dos horas. Dos veces por semana, durante la tarde, se movía hasta El Floridita, un bar ubicado en el centro de La Habana Vieja, donde se tomaba algunos daiquiris.

- Preferencia gastronómica: Róbalo a la Hemingway (róbalo macerado en gin y pimienta negra, con guarnición de cebollitas, alcaparras y salsa de puerro).

- Bebidas blancas: Whisky Johnnie Walker (Black Label, “un elisir” diría el Coco Basile) y gin Holland.

- Fruta: chirimoya

- Perros y gatos: En Finca Vigía, su casa de Cuba, convivió con 52 gatos y 16 perros.

- Extravagancia: En un pastillero guardaba vello púbico de mujeres (con las que había yacido, quiero creer).

- Cuestión de peso: Se pesaba siete veces al día y anotaba las cifras en la pared del baño.

- Higiene: En los meses pares dejaba de afeitarse y bañarse durante ocho días.

- Lo primero es la familia: Siete integrantes de la familia Hemingway se suicidaron en cuatro generaciones, entre ellos su padre, dos hermanos y su nieta Margaux, cuyo cuerpo fue encontrado el 2 de julio de 1996. Ese mismo día se cumplían 35 años del suicidio del propio Ernest.

 

Pensamiento Hemingway

Siete frases del escritor estadounidense que retratan su compleja personalidad.

 

Leer más...

 

La cena con Hemingway

Hemingway, Woolf y Carrington 'cenan' esta Navidad en la casa de Gerald Brenan

Leer más...

 

SLOPPY JOE´S – LA HABANA

Ernest Hemingway, asiduo de este bar de La Habana, es quien sugiere a Joe Rusell el nombre para el “Sloppy Joe” de Cayo Hueso, en 1933.

Leer más...

 
Más artículos...